Ni puta ni santa, solo mujer [Crónica]

Marcha de las putas
Foto: Alexa Benítez

Por: Alexa Benítez

La hora de mi primera fotografía marcaba las 12:00 del día, hora en que la Octava Marcha de las Putas Puebla estaba convocada, para “mujeres y familias en busca de justicia ante los feminicidios, desaparecidas y la violencia machista”. Éste era el primer punto del Protocolo de seguridad que jóvenes integrantes del comité de seguridad de la marcha, con chalecos verde oliva y silbato, a pie y en bicicleta, repartían en las calles por las que circulábamos.

Pero antes de que los volantes comenzaran a volar y decidiera tomar mi primera fotografía, aproximadamente a las 11:30 de la mañana, las voces se empezaban a alzar paulatinamente, cantando renovadas letras, y seis tambores retumbaban en nuestros oídos conocidas melodías, en una pequeña explanada de el Paseo Bravo, a la altura del conocido reloj de El Gallito. Un ensayo antes de que la realidad alcanzara a aquellas apenas cientos de mujeres.

El espacio que en un principio se veía vacío e inundado simplemente de normalidad dominical, una mezcla entre calma y movimiento sigiloso, se convertía poco a poco, con cada minuto, en un espacio inundado de mujeres que eran niñas, adolescentes, jóvenes, adultas, madres, hijas, primas, tías, abuelas.

Y colores vibrantes y con una inaudita nostalgia, pero al mismo tiempo, fuertes y rebeldes: verde, morado y rosa. La activista inglesa Emmeline Pethick lo explicaba así:

“El violeta, color de los soberanos, simboliza la sangre real que corre por las venas de cada luchadora por el derecho al voto, simboliza su conciencia de la libertad y la dignidad. El blanco simboliza la honradez en la vida privada y en la vida política. Y el verde simboliza la esperanza en un nuevo comienzo”.

Al final, voces femeninas que asistieron en busca de renuncia a la revictimización, al machismo, a la violencia imparable de género, a la heteronorma, al castigo y satanización de la diversidad, a la injusticia social en contra de la mujer.

Cuarenta minutos después del primer clic al obturador de mi cámara, todo estaba por empezar, con la melodía de un cántico religioso y una letra que hacía referencia a la eterna lucha del feminismo y con evidentes referencias a la iglesia misma que rechaza sus ideales más sagrados, palabra que me permito utilizar de una manera irónica, explicación que necesito dar en caso de que mis objetivos al escribir sobre este acontecimiento del que fui parte de una forma u otra, se vean tergiversados o nulos incluso.

Aún enfrente del antes mencionado reloj, las mujeres ya en formación, como una joven feminista lo había indicado instantes antes por un megáfono, en un frenesí de emociones, se hacían parte del momento ya esperado.

Al inicio del contingente, una lona con el nombre de Paulina Camargo, cargada por las mujeres de su familia, ponía en primer plano una de las demandas de las féminas de Puebla y de todo nuestro país, sean feministas o no lo sean: los feminicidios. Una joven que, como cientos, miles de mujeres, han sido asesinadas por razones entre las que figura principalmente, nuestro sexo.

El hecho de que creamos que esa palabra, “mujer”, nos hace insignificantes, sin valor o menos, y da el derecho automático de abusar de nuestra mente, cuerpo y vida.

Después, diez sexoservidoras, en su mayoría con el torso descubierto y con frases como “macho abajo”, “ni una menos” o “aborto legal”, iban detrás, pareciendo el comienzo, mostrando su cuerpo al natural, sin tapujos, sin códigos morales o moralistas, simplemente mostrándolo. Criterios diversos podrán calificar esa acción, pero sin duda portaban los colores y el ímpetu de la marcha, con gran orgullo.

Siguiendo en el contingente, se encontraban las líderes activistas de los grupos “El Taller” y el “Colectivo Hablemos de Género”, quienes poco más de una hora antes del comienzo de la marcha, ensayaban las canciones que interpretarían al unísono con todas las que las seguían en la caminata.

En esos momentos, cuando la realidad ya las había alcanzado, alzaron tan alto como pudieron la voz, hicieron resonar los tambores con un ánimo y coraje encontrado paso con paso, y emanaron una intangible y aplastante pasión, elevándose un poco más, al irse alejando del inicio.

A continuación, caminando con paso firme, uno de los inesperados vértices de la figura que conformaban aquellos cientos de féminas. Eran mujeres adultas, miembros de la Unión Popular de Vendedores y Ambulantes 28 de octubre, familiares de más víctimas de la violencia de género y de los feminicidios, esas madres, abuelas, hijas, tías, primas que en un inicio sólo se llevaron una mención más en este texto.

Así, sosteniendo carteles hechos a mano, una bandera de México con el color negro reemplazando al verde y rojo y con las miradas gris brillante, ellas reclamaron las vidas de miles de inocentes.

Pero las voces jóvenes seguían representando el vértice que apenas comienza en el camino de la lucha por sus derechos, que apenas vive las maravillas y las tragedias de este mundo injusto, banal y agresivo.

Un mundo en donde hombres como Michael López Murillo, artista plástico y profesor del Instituto Municipal de Arte y Cultura de Puebla (IMACP), acosan, minimizan y abusan de esas jóvenes que se debatieron entre creer y sentir que la vida es maravillosa o es trágica.

Curiosos grupos las seguían, que llegaron o que se unieron en el trayecto inicial, jóvenes y adultas, que corearon cada verso de las renovadas e ingeniosas canciones, algunas con sus mascotas adornadas con un paliacate verde al igual que ellas y la fuerza guiando sus pasos, la injusticia alimentando sus corazones, hartos, exhaustos, pero sin rendirse, sin dejar la lucha irse.

El avance era lento, como es natural, por las primeras calles de la Avenida Reforma, corazón de las manifestaciones, marchas y circulación de la ciudadanía poblana, pero las nubes nos favorecían cubriéndonos del sol.

Fotógrafos y reporteros se apresuraban para conseguir la primicia, para simplemente mandar una nota exprés a su medio o para capturar el momento justo de incontrolable y frenética emoción en el rostro de alguna mujer. Dos reacciones eran claras entre los transeúntes de las calles del Centro Histórico: impresión por empatía o impresión por desaprobación.

La primera tardó en llegar más que la segunda, que siendo las 12: 54 me hizo ver en los ojos de la gente, algo que quizá también se reflejaba en mi mirada, no igual, pero latente y después presente, con mi lente listo para guardar el momento en una fotografía. La ligera desaprobación en mí, que en las miradas de la gente que salió a comprobar la razón del creciente ruido, fue tantas veces más acentuada como era posible. Frente a la Iglesia de San Marcos, la primera canción que entonaron en la marcha, se repitió en sus voces aún estruendosas y llenas de energía.

La Iglesia, histórica “opresora” de la diversidad de ideologías, la diversidad sexual, y la libertad de expresión de las mismas. Cantar con el torso descubierto, utilizando una melodía que originalmente es religiosa, frente al sagrado templo de la religión católica, puede parecer una ofensa grave o simplemente una acción sumamente necesaria para hacer entender su punto, su ideología, su rechazo y su repudio. Lo dejaré a consideración suya.

Mientras lo considera, lo olvida o deshecha, en esos momentos pasaron 25 minutos, siendo las 13:19, para que llegáramos al Congreso del Estado, otro sitio clave para alzar la voz incluso más que en el resto del recorrido, sea que hablemos del inicio, el medio o nudo o el cierre del mismo. La palabra que marcaba ese momento: ¡Asesinos! Una y otra vez, repetían vociferando, incluso al borde del llanto y hasta llegar a él, llenas de impotencia, irascibilidad y un temple que les llegué a admirar en algún instante.

Era como si esa brecha se hubiera convertido en una gran explosión, que se debió haber previsto, que era de esperarse, que encendía y apagaba ese ánimo, ese temple que observé nacer en sus rostros, en sus miradas, en su lenguaje corporal y más que nada en su interior, que, si bien ninguno de los presentes podemos asegurar haber visto, lo sentíamos en el aire, vibrando, en ese conteo hasta el 63, número de las víctimas de feminicidios.

Sólo once minutos más tarde, a las 13:30 de la tarde y con el sol comenzando a asomarse de entre las benévolas nubes, llegábamos al temido y esperado lugar que hace quince días se vio manchado por el paso fúrico de otra marcha, en esa ocasión en pro de la legalización del aborto: La Catedral de Puebla capital.

Me encontraba a la expectativa, y no dudo demasiado que muchas otras personas, incluso las familias y personas comunes y corrientes, como nosotros, que éramos parte de todo, que pasaban por las calles, sentían incertidumbre y hasta zozobra parecida a la que se manifestaba en mi interior. Pero lo que sucedió no fue algo estruendoso o anárquico como se esperaba.

Nadie pinto las paredes, los torsos seguían descubiertos, los gritos permanecieron, la canción se repitió, la melodía igual, pero la energía ya no era la misma, se notaba el agotamiento y, sin embargo, la fuerza no quería irse de aquella marcha. No en esos momentos.

El recorrido se desvió, nuestros rostros mostraron expresiones extrañadas, ya que sabíamos que la marcha finalizaría en el Zócalo de la ciudad, más algo externo a nosotros nos hizo llegar hasta otro conocido, pero mucho más pequeño, hasta ínfimo parque de esta ciudad: el parque de El Carmen.

Una tarima ya estaba instalada en el lugar, pero su tamaño seguía siendo mucho menos de lo que habría imaginado en otro momento o al comienzo de todo. Pero sin importar mi opinión, en este punto no importa mucho, familiares de Paulina y Meztli, integrante de la 28 de octubre, se manifestaron frente a todos los presentes.

Un megáfono fue lo único necesario, y claro, ese ímpetu que les inyectó la impunidad, la injusticia, la violación al derecho humano básico por excelencia: la vida.

Veinte minutos después, la unión a pesar del cansancio, mantuvo los gritos por la justicia, presentes, y el apoyo posterior a las sexoservidoras que denunciaron de igual forma la violación a sus derechos y el odio que se les presenta tan seguido como podría. Todas eran una misma, aunque quizá unas más o menos que otras.

A las 14:17 horas, el grupo que lideraba con tambores y letras vivaces, peculiares y revolucionarias, subió al templete para agradecer por la participación, por la fuerza que mostraron y por esa unión. Por ese espíritu de lucha.

Así, un recorrido terminaba, las miradas se dispersaban, los gritos, cantos, tambores, clics de cámara y ruidos de calles cerradas, cesaban. Pero no su lucha. Eso jamás.

 

 

Anuncios

⚽️ Con doblete de Ramos, Lobos suma segundo triunfo consecutivo

 

Lobos BUAP vs Morelia J11 AP2018 Liga MX
Foto: Notimex

Por: Diego Diego / @diegod_mx 

Lobos BUAP encontró a su salvador: Leonardo Ramos. El argentino fue autor de dos tantos que le dieron su tercer triunfo a los universitarios en lo que va del torneo.

Ante Monarcas Morelia, el conjunto dirigido por Juan Francisco Palencia sumó su segunda victoria al hilo y parece estar enfocado, de lleno, en su principal objetivo: salvarse del descenso.

Desde el inicio del encuentro, los locales se hicieron de la posesión del balón en busca de atacar el área rival. La primera oportunidad la tuvo Bryan Rabello en el minuto 6 a pase de Michaell Chirinos, aunque su disparo fue detenido por el guardameta Carlos Sosa.

La presión por parte de los licántropos no cesó y de pierna derecha Mauro Laínez sacó un cañonazo que a dos manos contuvo Sosa.

La paridad entre ambos equipos se reflejó en el terreno de juego con una aproximación de Diego Valdez, quien de cabeza estrelló la esférica en el larguero.

Un minuto antes de concluir la primera parte, Leonardo Ramos, con un frentazo, inauguró el marcador a favor de los universitarios asistido por el hondureño Chirinos.

La dinámica en la segunda mitad fue la misma, los de casa eran dueños de la redonda. Tras un rebote en el área, Leo Ramos tiró a segundo palo y aumentó la ventaja de La Jauría 2-0.

Motivado, Laínez aprovechó el espacio, se metió al área chica y de parte interna definió el tercero de la Manada en el minuto 68. La Monarquía sorprendió en los últimos minutos con la anotación de Carlos Ferreira.

En su última oportunidad, Rodolfo Vilchis intentó de tiro libre “colar” la pelota en el arco de “Toño” Rodríguez, pero el remate quedó en manos del cancerbero.

Para su siguiente partido, Lobos visitará el 7 de octubre a las 18:00 horas, en el estadio Cuauhtémoc, al Puebla, en el llamado “Derby poblano”.

Por tercera ocasión, Festival Neutral regresa a México

festival-neutral-mexico

Por: Margarita García

Después de su última aparición en 2016, el Festival Neutral regresa a México para celebrar su tercera edición acompañado de grandes exponentes de la escena mexicana y chilena. El evento será este próximo 1 de noviembre a las 20:00 horas en el Foro Indie Rocks!.

El cartel lo conforman artistas como Pedropiedra, cantante y compositor chileno, quien en 2014 se hizo acreedor de un Premio Altazor por Mejor Canción Pop con su sencillo “Pasajero”; su más reciente material, el EP Bomba Nuclear fue lanzado en septiembre del año pasado.

Vaya Futuro, banda originaria de Tijuana, quienes en 2017 formaron parte del roster de Quemasucabeza y que después se integraron a esta compañía discográfica, presentaron su nuevo disco “Tips para ir de Viaje”, con sencillos como “Sueco en África” y “Tips para ir de Viaje”. Además, se suman al line up: Lanza Internacional, Niños del cerro, Fármacos, Armisticio y Spiral Vortex.

La muestra musical vuelve a cargo de Sonidos de Chile, una colaboración de 3 sellos importantes de música independiente chilena: Discos Río Bueno, Evolución y Quemasucabeza, disquera independiente que lleva instaurada en nuestro país 1 año con el propósito de internacionalizar la música chilena, y además abrir un canal de intercambio con México y su importante industria musical. Para así facilitar la circulación de los artistas y la difusión de proyectos en ambos puntos del continente.

Quemasucabeza se encarga de realizar cada año en Chile, su país natal, el Festival Neutral, un espacio para nuevas bandas y proyectos musicales independientes. No obstante, al existir en México un gran público interesado en esta escena, se decidió lanzar una edición de este festival en nuestro país.

La primera en el 2015, donde se presentaron artistas como Gepe, Ases Falsos y Fakuta, quienes dejaron un excelente antecedente del proyecto para su regreso por segunda vez, en 2016 junto a Maifersoni, Cristóbal Briceño y más artistas.

Así el Festival Neutral MX regresa nuevamente, para deleitar a su público con sonidos frescos, y sobre todo mucho talento. Puedes adquirir tus entradas en el sitio web de Boletia.

Kate Teague lanza su tercer sencillo “Gilly”

unnamed(2)

Por: Redacción
Foto: Cortesía MalfiCo

Kate Teague es una refrescante adición al soundtrack de este año. Su tercer sencillo, Gilly, es la segunda probadita de su álbum debut, esperado para principios del 2019. Gilly es una canción inmensamente personal, Kate nos explica su significado: “un ser querido estaba pasando por un muy mal momento cuando se fue a vivir lejos de su familia y amigos. Escribí esta canción para intentar hacer sentido de las emociones que estaba sintiendo y para consolarla porque no podía estar ahí para ella en persona.”

Kate ha escrito canciones desde la adolescencia, siendo la principal compositora de el cuarteto Reels antes de comenzar con su carrera de solista tras mudarse a Oxford, Mississippi.

Su álbum debut se estrenará a principios del próximo año, pero la anticipación ya está creciendo. Su primer sencillo, Low Life recibió una recepción abrumadoramente positiva gracias a su sentimiento tanto íntimo como grande, sin duda la mejor presentación que se le puede dar a una nueva gran voz. Mientras que su segundo sencillo, Good to You, fue considerado un sueño de verano, con un sonido guiado por sintetizadores y su inconfundible voz.

Sus canciones son honestas, y evitan el drama. Son calladas pero desesperadas, sueñan contigo mientras tú sueñas con ellas. Tienen una luz innegable. No hay sonidos comparables, aunque la voz más cercana podría ser la de Hope Sandoval. Sus canciones generan su propio poder.

unnamed

La noche mexicana de “El Flaco” Elizalde.

Flaco Elizalde-6

Por: Mine Rincon 
Fotos: Karhen Silva

La noche del 14 de septiembre se presentó el cantante Jesús “El Flaco” Elizalde, quien puso a bailar a los poblanos al ritmo de la banda en El Jalisciense Rincón de los Cantaritos Cholula, ubicado en Azteca sur 4211 Antiguo Camino Real a Cholula.

Acompañado de la Banda Tempestiva, “El Flaco” Elizalde puso el ambiente festivo de la noche mexicana. El intérprete de temas como Culpable o no, Quiero ver tus ojos y Quien fuera, abrió la noche con temas que pusieron de pie a los asistentes y más de uno bailó al ritmo.

El público que se dió cita en El Jalisciense, ovacionó y coreó todas las interpretaciones del artista, al son de la banda sinaloense.

Entre canción y canción, Elizalde brindó con todos los espectadores, quienes de inmediato levantaron sus vasos para beber con él.

Antes de subir al escenario, El Flaco complació a sus fans con una convivencia cercana y regaló algunas selfies.

El hermano del fallecido cantante Valentín Elizalde dejó satisfechos a los poblanos y prometió pronto regresar ante el cariño que mostraron durante la presentación.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Inauguran la exposición “1968 a través de la memoria”

Exposición “1968 a través de la memoria”
Foto: Jessica Reyes

Por: Redacción

El rector de la BUAP, Alfonso Esparza Ortiz, inauguró la exposición fotográfica “1968 a través de la memoria”, en el Museo de la Memoria Histórica Universitaria.

Allí confirmó que la educación es todavía un instrumento de desarrollo que ofrece grandes posibilidades de movilidad social y oportunidades de bienestar y progreso, lo anterior a 50 años del movimiento estudiantil de 1968.

“Con esta muestra fotográfica se busca que la huella del pasado fortalezca el presente, no por su carácter anecdótico, sino mediante una reflexión crítica de los acontecimientos, además de una valoración de su impacto en la creación de una conciencia cívica, política y social”, subrayó.

Ante estudiantes y funcionarios reunidos en el recinto universitario, expresó que 1968 fue un año clave en la historia reciente de México, cuando los jóvenes iniciaron una lucha que hasta la fecha tiene repercusiones, y se manifestaron para impulsar un nuevo proyecto de nación que marcó el desarrollo del país en ámbitos como educación, equidad de género, sindicalismo, democracia y pluralidad ideológica.

Acompañado por la directora de Museos de la BUAP, María Elsa Hernández y Martínez, y el vicerrector de Extensión y Difusión de la Cultura, Fernando Santiesteban Llaguno, el rector de la BUAP realizó un recorrido por la exposición “1968 a través de la memoria”.

La muestra reúne más de 150 fotografías que develan momentos clave del movimiento estudiantil de ese año en México y de aquellos registrados en muchas partes del mundo.

“Para recordar y aprender lo que no queremos que vuelva a suceder”, enfatizó el rector.

Celebró la apertura de esta exposición fotográfica como una actividad que fortalece la cultura de los universitarios y en la que “podrán observar mediante imágenes lo que ocurrió no solo en México, sino en el mundo. Así también, los llevará a un análisis de las reivindicaciones sociales que surgieron entonces y los pendientes que aún existen a consecuencia de ese movimiento estudiantil”.

La exposición “1968 a través de la memoria” estará abierta al público hasta el próximo 4 de noviembre, con entrada gratuita, en el Museo de la Memoria Histórica Universitaria, ubicado en calle 3 Oriente 1008, barrio de Analco.

Lobos sufre sexta derrota del torneo ante América

 

Lobos BUAP vs América J8 AP2018
Foto: Diego Diego

Por: Notimex 

El América se aprovechó de las debilidades de Lobos BUAP para ganar con lo justo 2-0, y así regresar a la victoria en el Torneo Apertura 2018 de la Liga MX.

El cuadro americanista se midió con el último de la tabla de descenso y frente a la plantilla menos costosa del futbol mexicano para volver a saborear el triunfo gracias a los goles de Oribe Peralta, al minuto 30, y del colombiano Mateus Uribe, de penal al 95.

Con la victoria, el conjunto dirigido por Miguel “Piojo” Herrera alcanzó 14 unidades para meterse en el tercer lugar de la clasificación, en tanto los licántropos se estancaron con cuatro puntos en el penúltimo sitio de la tabla general, y en el sótano de la porcentual.

América tenía tres partidos seguidos sin ganar en Liga MX, por lo que la necesidad estaba presente y más frente a un rival poblano que no carbura en el certamen y si bien mejoró en su accionar, la suerte estuvo del lado azulcrema.

Hoy, en la cancha del estadio Universitario BUAP, se midió la segunda plantilla más cara del balompié mexicano contra la más barata y la diferencia no fue aplastante, por lo que “El Piojo” Herrera no se fue del todo satisfecho a pesar de la victoria, sabedor de que su equipo puede ofrecer más en lo futbolístico.

El club de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) tuvo errores al ataque y en la defensa que se pagaron caro contra las individualidades de América.

Omar Tejeda perdonó en el ataque solo contra el portero argentino Agustín Marchesín y voló su disparo.

Después, en defensa, Lobos no despejó la pelota de su propia área y el rebote le cayó al “Cepillo” Peralta, quien disparó machucado para vencer al guardameta “Toño” Rodríguez y la visita tomó ventaja de 1-0.

El dominio fue alterno, pero Águilas daba mayor sensación de peligro; no obstante, Marchesín fue exigido en dos ocasiones, una más de Tejada y otra del ecuatoriano Gabriel Cortez en tiro libre, ambas bien contenidas por el meta pampero.

Oribe Peralta falló una buena jugada de conjunto americanista y luego Francisco “Maza” Rodríguez cometió penal en los últimos instantes sobre Henry Martín y el castigo desde los once pasos lo intercambió por gol Uribe para decretar el definitivo 2-0.

América regresó a la senda del triunfo y la BUAP hilvanó su sexto partido sin ganar en el certamen, por lo que la continuidad del técnico Juan Francisco Palencia está en el aire.