Jordi Montiel, ganador del primer lugar en Tlaxcala Emblemática

12009784_1048900371809707_7299518629986025445_n

Foto: Cortesía/Jordi Montiel 

Por: Luis García Conde

La fotografía no representó más que una sorpresa extraña en la vida de Jordi Montiel. Su pasión desde los 12 años fue el cine. Maravillado con las películas de Stanley Kubrick , amante del movimiento y del séptimo arte, no imaginó que la fotografía lo llevaría a descubrirse a sí mismo.

La fotografía en movimiento ha construido la película de su vida. Sus producciones sonoras hechas con dedicación y esfuerzo son el soundtrack de la obra que vive y que, de una manera que no comprende del todo, lo ha llevado a experimentar un episodio lleno de emociones.

Alumno de la Facultad de Ciencias de Comunicación de la BUAP, Jordi Montiel se muestra natural, sonriente y nostálgico con aquellos paisajes que marcaron su infancia, y que de alguna manera, son la primer fotografía que captaron sus ojos desde que era niño.

Oriundo de Apizaco , en el estado de Tlaxcala, Jordi afirma que el campo, la tradición y los paisajes son los tatuajes que lleva consigo. Y así, con esa tranquilidad que le otorgaron los paisajes de su niñez, reconoce que su pasión es el video. Sin embargo, desde enero de 2015 se dedica de manera profesional a la fotografía, donde ha recibido sorpresas, inspiración y sobretodo la motivación para seguir enfocando y hacer un “click” para guardar ese instante único e irrepetible.

“No disparar a lo loco, esperar el momento único” así es su metodología. Pasión, humildad y los ojos puestos en el futuro son la clave que acompaña al ganador del primer lugar en el concurso nacional de fotografía Tlaxcala Emblemática.

Pocos se han atrevido a hacer lo que Jordi, pues él, a sus 20 años le robó el protagonismo a la montaña que resguarda a Tlaxcala en medio de sus faldas. Le robó el papel principal a La Malinche y se quedó con el primer lugar a nivel nacional, con una fotografía llena de simbolismos, recuerdos, pasión y tradición.

La tierra, el maíz y la cultura. Tres ingredientes que le dieron, además del reconocimiento de sus colegas, amigos y mentores, el premio que lo impulsa a seguir adelante. Tres ingredientes que lo ayudaron a preparar la fotografía, bautizada entre milpas y recuerdos, como “Cuna de la Nación donde crece el Maíz y nace la cultura”.

No fue fácil, comenta. Pues a veces la inspiración se esconde entre ideas difusas. Un mes con toros en mente, con paisajes y misticismo lo orillaron a buscar su fotografía en las raíces del “lugar del pan de maíz” y ahí, con La Malinche como testigo, hizo a uno de sus amigos el protagonista de la foto que más tarde, lo convertiría en el ganador del primer lugar nacional del concurso de fotografía Tlaxcala Emblemática.

Todavía siente la emoción, el momento congelado entre sus memorias y también, aún le cuesta creer que su foto, el producto del apoyo de familia, padres y amigos, sea el motivo de su reconocimiento nacional. Un equipo sencillo, como define a su compañera, a su cámara, no lo detuvo, pues asegura: El elemento menos importante de la fotografía es la cámara.

Los ojos puestos en el futuro. Esa sencillez que transmite en su forma de hablar. Porque aún tiene la duda de saber “cómo le hacen los profesionales”. Así se fija la meta de producir un largometraje. Fotógrafo, cineasta, estudiante, músico, amante del hip-hop…así es Jordi Montiel, ganador del primer lugar en el concurso nacional de fotografía Tlaxcala Emblemática.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s