Presentan el título Encore: cuentos inspirados en el rock mexicano

Encore

  • El volumen es continuación del libro Encore: cuentos inspirados en el rock, que coeditaron Conaculta y Fonca
  • Hay que conjugar párrafos con compases. Reivindicar el rock mexicano es espinoso, pero hay todo por escribir acerca de este tema: Alejandro González Castillo

Por: Redacción

El viento cálido comenzaba a dar una sensación de frescura a la calurosa tarde del sábado 25 de abril; como traídos por él fueron llegando al bar Black Horse el grupo de escritores que presentarían el libro Encore: cuentos inspirados en el rock mexicano. Un volumen que surge con la misma frescura e impulso que alentó a su predecesor: Encore: cuentos inspirados en el rock, coeditado por el Conaculta y el Fonca, gracias al Programa Edmundo Valadés de Apoyo a la Edición de Revistas Independientes 2013.

Igual que hilos de la acción, muchas inquietudes se traman en esta antología, Pedro Escobar, editor y coautor, expone que una de ellas que cobra especial fuerza es la de acercar a los jóvenes a la lectura, a partir de temas que les interesen. A esta se suma el ímpetu de unir dos universos estrechamente relacionados: la literatura y el rock.

A propósito de esto, Juan Alberto Vázquez, autor del cuento Sexo único explicó que “la buena literatura siempre viene de una tragedia, de la misma manera el rock está rodeado de estas historias trágicas de represión, de vivencias que suceden en la periferia, de mundos marginales”.

Ahonda al respecto Alejandro González Castillo escritor del cuento Pretensiones de chuparme a usted: “hay que conjugar párrafos con compases. Reivindicar el rock mexicano es espinoso, pero hay todo por escribir acerca de este tema. Hace falta escribir el libro por ejemplo, de la escena punk de la San Felipe de Jesús, en el mundo se escriben libros sobre cantantes, bandas, falta hacerlo aquí. Falta hablar de la música y su provocación sin el escudo de ser periodista o reseñista”.

Pregunta Pedro Escobar a Rogelio Garza, periodista y escritor que participa en este libro con el cuento Triple equis, si es cierto que la crónica es la forma más cercana para hacer periodismo y literatura a la vez. La respuesta se extiende: “Entiendo la crónica como periodismo de ficción, como la planteó Hunter Thompson. Venimos de José Agustín quien fue el primero en hacer periodismo rockero. Sergio Monsalvo provocó una sacudida cuando afirmó que el rock mexicano lo han hecho los periodistas más que los músicos. Sentencia que le costó el exilio de los músicos… Pero lo que hay que subrayar es la fuerza que tiene el rock para inspirar una pieza que se convierte en literatura, fusión que ha dado muy buenos resultados. Es mejor lo que se ha escrito que los que han tocado rock en México.

¿Por qué se ve con menosprecio el tema del rock mexicano? Preguntó Pedro Escobar a Juan Alberto Vázquez, “A pesar de que no me tiene muy contento el rock mexicano, hay grandes historias y mucho por explorar de este tema literariamente. Alejandro González se sumó a la respuesta “Al público hay mucho que reprenderle, existe un anacrónico gusto por los grupos ochenteros. Pero también las letras son muy malas porque los músicos tienen una preparación escolar muy baja, deficiente”.

Por su parte, Franz De Paula, autor del cuento El principio de la eternidad, respondió a la pregunta de Escobar ¿qué nos provoca la música en el inconsciente, en específico el rock mexicano?  “Yo creo que todos respondemos igual cuando se nos pulsa en ciertos “botones”, hay ciertas cosas que nos recuerdan que somos humanos. Los mexicanos nos distinguimos por ser muy arraigados. La forma como planteamos y recibimos las cosas es muy peculiar, y luego la forma en que las destilamos. Las cosas que nos crean sentido acaban teniendo más impacto porque hablan de ti. Poseemos una resonancia mexicana.

La última pregunta se la dirige a Rogelio Garza, ¿cuál es la relación entre música y literatura?  “Escribir es hacer música, es como tocar música. Hay mucha literatura que parte de la música, la poesía misma es ritmo. Pero tomemos un ejemplo, Las batallas en el desierto de José Emilio Pacheco, inspiró una canción, pero ¿cuántos grupos han partido de una obra literaria para crear una canción?”

En el inspirado barco de la ficción, en medio de peticiones para autografiar ejemplares, envueltos por acordes musicales y el calor, periodistas, escritores y rockeros se fueron dispersando a la hora en que la música encuentra su volumen ideal: la noche.

Encore: cuentos inspirados en el rock mexicano, es una edición limitada (300 ejemplares), un libro de colección que se distribuye en la plataforma digital http://www.kichink.com.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s