Presenta Beatriz Gutiérrez Müller “La memoria artificial” en Fenali

IMG_0109
Foto: Diego Diego

Por: Jessica Reyes 

El pasado 15 de noviembre, en el marco de la 31 Feria Nacional del Libro (FENALI) realizada en el Centro de Covenciones de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), la escritora y periodista Beatriz Gutiérrez Müller presentó su más reciente libro: “La ‘memoria artificial’ en la Historia verdadera de la Conquista de la Nueva España de Bernal Díaz del Castillo”.

“Volvamos a pensar en el encuentro de dos mundos a propósito del quinto centenario —dijo la doctora en Teoría literaria, al cierre de la presentación de su nuevo libro—, teniendo como obligación el reconocer la dignidad de los pueblos indígenas, ya que el paso de la historia nos  ha demostrado que su cultura es la de la resistencia”.

Compuesto por 146 páginas en 24 capítulos, este ejemplar recorre los pasajes y descripciones nacidos de la pluma de Bernal como bitácora de guerra, es abstraído y delineado cuidadosamente por la también esposa del presidente electo Andrés Manuel López Obrador, resultando en una lectura casi autobiográfica del conquistador, en la que Gutiérrez Müller define la articulación de la memoria y la crónica de Del Castillo como “artificial”.

“La narración de Bernal es verdadera porque se sustenta en lo que vivió y escuchó durante los acontecimientos de la conquista, se nutría de la vista, el orden y la repetición para crear su realidad, evocando lugares y personajes en una temporalidad verosímil, sin embargo, más que un recuerdo fiel, plasmaba imágenes exageradas, ensalzando a los vencidos para así también enaltecer sus victorias”, explicó la investigadora.

Durante su intervención, la autora mexicana destacó la pertinencia de la revisión de archivos históricos y literarios como parte de un ejercicio continuo de reflexión de instituciones, académicos y comunidad universitaria, pues —según Müller— a partir de estos, así como sucede con las Crónicas de indias de Bernal, se obtienen testimonios y registros de primera mano que sirven para esbozar, a través del manejo del “arte de la memoria”, la realidad de esa Nueva España, cuyos sucesos —considera Beatriz Gutiérrez— siguen hablando.

La “memoria artificial” en la Historia de la Conquista de la Nueva España de Bernal Díaz del Castillo, propone una nueva forma para acercarse a una crónica y reencontrarse con el pasado que redefinió la historia y el presente de México, pues —en palabras de la autora— la obra invita a preguntarse, conducidos por la voz y la “memoria artificial” del conquistador español; a casi medio milenio de la caída del gran imperio de Tenochtitlán  y el inicio del colonialismo, ¿de dónde venimos y a hacia dónde vamos?

Anuncios

Nacho Vegas presentará “Violética” en Puebla

Nacho Vidal en Sala Forum

Por: Brenda Timal

El cantautor español Ignacio Gonzales Vega, mejor conocido como Nacho Vegas, llegará a Puebla este 15 de noviembre a las 20:00 horas en Sala Forum, como parte de su gira Violética.

Después de ser parte del grupo La Cuarta Trama Asturiana, Vegas decidió trabajar como solista, colaborando con artistas como Enrique Bunbury y Christina Rosenvinge.

Desde el mes de septiembre inició una gira por España y México, que pasará por las ciudades de Toluca, Monterrey, Querétaro, Ciudad de México, Cholula y finalmente Guadalajara.

Nacho Vegas visitará México con la intención de promover su álbum, que contiene temas tradicionales asturianos y diferentes versiones o adaptaciones de temas de otros artistas, además de incluir canciones propias más recientes como “Ideología” o “Ser árbol”.

Vegas describe su trabajo como “una obra dramática o tragicomedia que podría interpretarse en varios actos”. En esa gira el músico cuenta con la participación de diferentes artistas que hacen una mezcla de sonidos dignos de ser disfrutados por amantes del folk y el rock. “Maldigo del alto cielo”, “La última atrocidad” y “Las palabras mágicas” son temas que serán escuchados por primera vez por sus fans mexicanos.

Los boletos se encuentran en venta en la página de Taquilla Cero o en The Royal Barber Club, ubicado en 29 sur 718 Colonia La Paz.

 

Prepara Filosofía y Letras muestra cultural de estudiantes

El Arronte, Filosofía y Letras BUAP
Archivo EsImagen

Por: Yessica Fernández

Este 13 y 14 de noviembre la Facultad de Filosofía y Letras de la BUAP será sede de la segunda edición del festival “TOMO II”, dedicado a la ponencia de literatura, arte, danza y la fotografía de la comunidad estudiantil.

El evento es organizado por estudiantes de la facultad, lobomentores, en conjunto con la coordinadora de tutorías y mentorías, la maestra Claudia Vázquez Valerdi.

Durante Tomo II se llevarán a cabo actividades como danza polinesia, exposición de fotografías y pinturas al óleo en caballetes, una obra de teatro, participación de grupos musicales y de solistas.

Luis Enrique Merino, uno de los coordinadores del festival, dijo que el objetivo es que “el festival aborde aportes culturales de los estudiantes de la Facultad de Filosofía y Letras”.

Además de “buscar abrir un espacio a la cultura en el terreno académico como la música, la poesía, la danza, la pintura, el teatro”, temas que en su opinión “han quedado muy relegados en la actualidad por los jóvenes”.

Un mensaje de amor libre sin condición

El músico Erick Pérez Ríos, estudiante del Colegio de Lingüística, originario de Oaxaca, es uno de los participantes de Tomo II.

Para Erick su interés por la música surgió por su familia, “desde pequeño siempre había visto como mis tíos tocaban instrumento y cantaban, estaban en grupos y así, y a mí me surge el interés de hacerlo porque viene también de una necesidad personal, para mi cantar y hacer música es una forma de liberar lo que traigo dentro”, comentó.

Perez Ríos ha practicado esta disciplina desde hace 15 años, y dos generando material propio, tiene una influencia por parte de la trova como género, siendo así que toca canciones muy cercanas al género; se ha presentado en algunos festivales de Oaxaca y muy recientemente en “Ilústrame la Calavera” en la ciudad de Tehuacán.

El joven músico pretende que las personas puedan identificarse con los sentimientos que transmite en sus composiciones de amor, desamor y de protesta, “estudio lingüística y literatura hispánica porque me gusta profundizar en el contenido de la letra, que la gente se sienta identificada y parte de la canción”, sostuvo.

Fernando Delgadillo le cantará a Puebla en el Teatro Principal

Fernando Delgadillo en Puebla

Por: Luna García

Uno de los más grandes artistas de la trova en México, creador de la “canción informal”, y compositor de canciones como  “Hoy ten miedo de mí” y “Entre pairos y derivas” regresa al Teatro Principal para “cantarle a Puebla”: Fernando Delgadillo.

Fernando Delgadillo es un trovador y cantautor mexicano que ha dedicado su vida a la composición e interpretación de temas que ha llevado por toda América Latina, y que han formado parte del contenido de sus 15 discos.

La personalidad del cantante, su calidad musical y su forma de interactuar con los asistentes durante sus conciertos hacen de ellos eventos con lleno total; donde asisten diversos públicos, personas que lo han seguido desde el inicio de su trayectoria hasta jóvenes que entonan a coro sus emblemáticas canciones.

Sus interpretaciones han estado presentes en festivales internacionales como el “Festival Internacional de la Juventud”  en Cuba, el “Festival de Televisión de Beijing” en China, y varios otros en España, Puerto Rico, Estados Unidos, y el último en Caracas, Venezuela en el “Festival Suena Caracas 2016”.

Este año, la Angelópolis ya había tenido el placer de escuchar en vivo al artista, pues su última presentación en esta ciudad fue en el evento organizado por el programa radiofónico Cantares que se llevó a cabo en el mes de marzo, donde Delgadillo y otros trovadores representativos de este género en México y Latinoamerica compartieron escenario.

El evento fue realizado con motivo del 25 aniversario de Cantares, programa dirigido a los amantes de la música de trova y que se transmite por Radio BUAP en la frecuencia 96.9 FM.

“Fernando Delgadillo le canta a Puebla” se llevará a cabo este 9 de noviembre en el Teatro Principal en punto de las 21:00 horas. Los boletos están a la venta en taquillacero.com, taquillas del Auditorio Metropolitano y en The Royal Barber Club, ubicado en 29 sur 718 Colonia La Paz, Puebla, Pue.

Siguen las sorpresas a pocos días del Festival Neutral MX

festival-neutral-mexico

Por: Deriant Luna

La hora ha llegado, este 1 de noviembre se reunirán todos los amantes de la música rock indie en el Festival Neutral MX que se llevará a cabo en el Foro Indie Rocks, en la Ciudad de México.

La sorpresas no dejan de acompañar la espera hacia el festival, por lo que se anunció que el próximo 31 de octubre se realizará una gran venta encargada por el cantautor Pedropiedra y otras bandas en la Roma Récords (Álvaro Obregón 200 Bis1, Col. Roma, 06700 Cuauhtémoc, CDMX), quienes también serán los encargados de brindarle una noche sin precedentes a los asistentes.

Festival Neutral, es una iniciativa de la disquera independiente Quemasucabeza, quien regresa a la capital del país después de 2 años de ausencia. Recordemos que en 2016 el festival contó con la participación de bandas como Caravana, Felicia Morales, Cristóbal Briceño, Algodón Egipcio, entre otros artistas de la música mexicana y chilena.

Para este año, estos son los artistas que pisarán el escenario del Festival Neutral 2018:
Pedropiedra: Proyecto solista de Pedro Subercaseaux, artista chileno quien ha participado en diferentes agrupaciones musicales, a partir de 2009 con su álbum titulado Pedropiedra dio pie a su carrera como solista. Recientemente, Pedropiedra estrenó un single titulado Perder Ganar el cual forma parte de su quinto disco.
Vaya Futuro: Grupo integrado por Luis Aguilar en la voz y guitarra, L.E. Ros en el bajo, Armando Aguilar en el teclado y voz, Miguel Ahuage en la batería y Andrea Martínez  en la guitarra y teclados, se estrenó recientemente su videoclip para la canción titulada +&+ que es parte de su último disco Tips para ir de viaje.
Lanza Internacional: Agrupación con integrantes de México y Chile, conformada por Francisco y Mauricio Durán (ex Bunkers) y Ricardo Nájera (ex baterista de Furland) que surge en 2016, y quienes recientemente estrenaron su sencillo titulado Huellas Digitales. Los sonidos alternativos en la propuesta de la agrupación incluyen
Niños del Cerro: Agrupación chilena que desde el 2014 produce música con aires melancólicos, guitarras de sonido cristalino y reverberante y guiños a la música latinoamericana. Conformada por Simón Campusano en voz y guitarra, Ignacio Castillo en la guitarra, José Mazurett en la batería, Felipe Villarubia en el bajo y Diego Antimán en teclados, quienes con su álbum Nonato Coo debutaron en 2015 y en este año regresaron para presentar su nuevo material, Lance, con la colaboración de Martina Lluvias y Chini Ayarza de Chini & the Technicians. Cabe destacar que la agrupación formó parte de la edición 2018 del Primavera Sound en Barcelona.
Fármacos: Un grupo chileno que nace el 2011, debuta con su álbum titulado Abril en el año ganando notoriedad por el público nacional e internacional. En 2018 realizaron una gira internacional, pasando por Perú, Costa Rica y Estados Unidos, donde grabaron una sesión para la emisora KEXP en Seattle y actualmente el proyecto se encuentra trabajando en su próximo disco.
Spiral Vortex: Un grupo chileno que destaca por sus melodías espaciales, trance rock y psicodelia, compuesta actualmente por Sebastián Aylwin en la guitarra y voz, Maximiliano Aylwin en el bajo, Ismael Miranda en los sintetizadores y Nicolás Moyano en la batería. El proyecto nace en el 2010 dando vida a su primer album Spiral Vortex, su último álbum AURA 6…
Armistico: Proyecto de Matías Soto que en 2014, con su álbum Decay Dreams, debutó destacando letras melancólicas y un sonido influenciado por el dream y synth pop. Su más reciente material Operadora Sensacional y Terminales, son los primeros adelantos de lo que será su próximo disco a estrenar.

Los boletos para el Festival Neutral aún siguen disponibles a través del sistema Boletia con un costo de $250.

Conoce a una de las bandas presentes en el Festival Neutral MX: Niños del Cerro

niñosdelcerro
Fotografía por: Mila Belén

 

Por: Mauricio Guerra

La oleada de sonidos alternativos e indie en Latinoamérica se ve nutrida con los grupos musicales que la alimentan con nuevas propuestas, tal como Niños del Cerro lo ha hecho desde 2012; su camino comenzó en Chile y se ha extendido alrededor del continente.
En México tendrán su primera edición como participantes del Festival Neutral este próximo 1 de noviembre en el Foro Indie Rocks.

El grupo surgió como idea de Simón Campusano (guitarra/voz) e Ignacio Castillo (guitarra), comenzó como un proyecto con la intención de “pasar el rato” y hacer un poco de música entre amigos.

En 2014 Felipe Villarubia (bajo) y José Mazurett (batería) se incorporaron a la banda; la química que reflejan los integrantes en el escenario y la energía de sus presentaciones en vivo fueron factores clave para llamar la atención del público.

El trabajo duro y su esfuerzo los llevó a los oídos de todo Chile, era sólo cuestión de tiempo para que el sello “Piloto” les ofreciera trabajar con ellos en el lanzamiento de su primer material discográfico “Nonato Coo”, el cual salió a la luz en noviembre de 2015, y con tan sólo 9 canciones logró posicionar a la agrupación como una de las mejores propuestas de Latinoamérica, haciéndolos acreedores a un Premio Pulsar al Artista Revelación en 2016, año en el que un nuevo integrante se unió a la banda: Diego Antimán (teclados); ademas de abrir presentaciones de músicos como Mac DeMarco y José González.

Desde entonces, el crecimiento de Niños del Cerro no ha cesado, logrando presentaciones sold out y siendo incluidos para algunos de los eventos más representativos de su país como lo es el Festival Neutral y de otros países también, como lo es el Lima PopFest, en Perú.

A mediados de 2017 la agrupación comenzó la producción de su segundo disco, al mismo tiempo lanzó el sencillo “Contigo”, con el cual demostró un sonido refinado, maduro, pero aún conservando el espíritu y la pasión que han caracterizado al quinteto chileno desde sus inicios.

Este año se integraron al sello Quemasucabeza (casa de artistas como Gepe, Pedropiedra y Protistas) y, en colaboración con ellos que “Lance”, el tan esperado sucesor a “Nonato Coo”, salió a la luz el pasado 31 de agosto, recibiendo buena aceptación por parte de la crítica y de fanáticos. El disco cuenta con la participación especial de Chini Ayarza (Chini and The Technicians) y Martina Lluvias.

Gracias a esta nueva producción, los Niños del Cerro han tenido la oportunidad de llegar a más oídos y de expandir sus fronteras. Como parte de la celebración por su lanzamiento, la banda preparó una gira con fechas por Latinoamérica, la cual cuenta con 3 apariciones en México: el 1 de noviembre para la tercera edición del Festival Neutral en el país, el 8 de noviembre en Monterrey, y finalizando un día después en la Semana de las Juventudes en Ciudad de México.

Niños del Cerro tiene sus cuentas oficiales en Facebook, Instagram y Twitter en donde promocionan sus próximos lanzamientos y noticias. De igual forma, cuentan con el apoyo de plataformas digitales de streaming como Spotify, Deezer y Youtube en donde se pueden encontrar sus más recientes éxitos.

Ni puta ni santa, solo mujer [Crónica]

Marcha de las putas
Foto: Alexa Benítez

Por: Alexa Benítez

La hora de mi primera fotografía marcaba las 12:00 del día, hora en que la Octava Marcha de las Putas Puebla estaba convocada, para “mujeres y familias en busca de justicia ante los feminicidios, desaparecidas y la violencia machista”. Éste era el primer punto del Protocolo de seguridad que jóvenes integrantes del comité de seguridad de la marcha, con chalecos verde oliva y silbato, a pie y en bicicleta, repartían en las calles por las que circulábamos.

Pero antes de que los volantes comenzaran a volar y decidiera tomar mi primera fotografía, aproximadamente a las 11:30 de la mañana, las voces se empezaban a alzar paulatinamente, cantando renovadas letras, y seis tambores retumbaban en nuestros oídos conocidas melodías, en una pequeña explanada de el Paseo Bravo, a la altura del conocido reloj de El Gallito. Un ensayo antes de que la realidad alcanzara a aquellas apenas cientos de mujeres.

El espacio que en un principio se veía vacío e inundado simplemente de normalidad dominical, una mezcla entre calma y movimiento sigiloso, se convertía poco a poco, con cada minuto, en un espacio inundado de mujeres que eran niñas, adolescentes, jóvenes, adultas, madres, hijas, primas, tías, abuelas.

Y colores vibrantes y con una inaudita nostalgia, pero al mismo tiempo, fuertes y rebeldes: verde, morado y rosa. La activista inglesa Emmeline Pethick lo explicaba así:

“El violeta, color de los soberanos, simboliza la sangre real que corre por las venas de cada luchadora por el derecho al voto, simboliza su conciencia de la libertad y la dignidad. El blanco simboliza la honradez en la vida privada y en la vida política. Y el verde simboliza la esperanza en un nuevo comienzo”.

Al final, voces femeninas que asistieron en busca de renuncia a la revictimización, al machismo, a la violencia imparable de género, a la heteronorma, al castigo y satanización de la diversidad, a la injusticia social en contra de la mujer.

Cuarenta minutos después del primer clic al obturador de mi cámara, todo estaba por empezar, con la melodía de un cántico religioso y una letra que hacía referencia a la eterna lucha del feminismo y con evidentes referencias a la iglesia misma que rechaza sus ideales más sagrados, palabra que me permito utilizar de una manera irónica, explicación que necesito dar en caso de que mis objetivos al escribir sobre este acontecimiento del que fui parte de una forma u otra, se vean tergiversados o nulos incluso.

Aún enfrente del antes mencionado reloj, las mujeres ya en formación, como una joven feminista lo había indicado instantes antes por un megáfono, en un frenesí de emociones, se hacían parte del momento ya esperado.

Al inicio del contingente, una lona con el nombre de Paulina Camargo, cargada por las mujeres de su familia, ponía en primer plano una de las demandas de las féminas de Puebla y de todo nuestro país, sean feministas o no lo sean: los feminicidios. Una joven que, como cientos, miles de mujeres, han sido asesinadas por razones entre las que figura principalmente, nuestro sexo.

El hecho de que creamos que esa palabra, “mujer”, nos hace insignificantes, sin valor o menos, y da el derecho automático de abusar de nuestra mente, cuerpo y vida.

Después, diez sexoservidoras, en su mayoría con el torso descubierto y con frases como “macho abajo”, “ni una menos” o “aborto legal”, iban detrás, pareciendo el comienzo, mostrando su cuerpo al natural, sin tapujos, sin códigos morales o moralistas, simplemente mostrándolo. Criterios diversos podrán calificar esa acción, pero sin duda portaban los colores y el ímpetu de la marcha, con gran orgullo.

Siguiendo en el contingente, se encontraban las líderes activistas de los grupos “El Taller” y el “Colectivo Hablemos de Género”, quienes poco más de una hora antes del comienzo de la marcha, ensayaban las canciones que interpretarían al unísono con todas las que las seguían en la caminata.

En esos momentos, cuando la realidad ya las había alcanzado, alzaron tan alto como pudieron la voz, hicieron resonar los tambores con un ánimo y coraje encontrado paso con paso, y emanaron una intangible y aplastante pasión, elevándose un poco más, al irse alejando del inicio.

A continuación, caminando con paso firme, uno de los inesperados vértices de la figura que conformaban aquellos cientos de féminas. Eran mujeres adultas, miembros de la Unión Popular de Vendedores y Ambulantes 28 de octubre, familiares de más víctimas de la violencia de género y de los feminicidios, esas madres, abuelas, hijas, tías, primas que en un inicio sólo se llevaron una mención más en este texto.

Así, sosteniendo carteles hechos a mano, una bandera de México con el color negro reemplazando al verde y rojo y con las miradas gris brillante, ellas reclamaron las vidas de miles de inocentes.

Pero las voces jóvenes seguían representando el vértice que apenas comienza en el camino de la lucha por sus derechos, que apenas vive las maravillas y las tragedias de este mundo injusto, banal y agresivo.

Un mundo en donde hombres como Michael López Murillo, artista plástico y profesor del Instituto Municipal de Arte y Cultura de Puebla (IMACP), acosan, minimizan y abusan de esas jóvenes que se debatieron entre creer y sentir que la vida es maravillosa o es trágica.

Curiosos grupos las seguían, que llegaron o que se unieron en el trayecto inicial, jóvenes y adultas, que corearon cada verso de las renovadas e ingeniosas canciones, algunas con sus mascotas adornadas con un paliacate verde al igual que ellas y la fuerza guiando sus pasos, la injusticia alimentando sus corazones, hartos, exhaustos, pero sin rendirse, sin dejar la lucha irse.

El avance era lento, como es natural, por las primeras calles de la Avenida Reforma, corazón de las manifestaciones, marchas y circulación de la ciudadanía poblana, pero las nubes nos favorecían cubriéndonos del sol.

Fotógrafos y reporteros se apresuraban para conseguir la primicia, para simplemente mandar una nota exprés a su medio o para capturar el momento justo de incontrolable y frenética emoción en el rostro de alguna mujer. Dos reacciones eran claras entre los transeúntes de las calles del Centro Histórico: impresión por empatía o impresión por desaprobación.

La primera tardó en llegar más que la segunda, que siendo las 12: 54 me hizo ver en los ojos de la gente, algo que quizá también se reflejaba en mi mirada, no igual, pero latente y después presente, con mi lente listo para guardar el momento en una fotografía. La ligera desaprobación en mí, que en las miradas de la gente que salió a comprobar la razón del creciente ruido, fue tantas veces más acentuada como era posible. Frente a la Iglesia de San Marcos, la primera canción que entonaron en la marcha, se repitió en sus voces aún estruendosas y llenas de energía.

La Iglesia, histórica “opresora” de la diversidad de ideologías, la diversidad sexual, y la libertad de expresión de las mismas. Cantar con el torso descubierto, utilizando una melodía que originalmente es religiosa, frente al sagrado templo de la religión católica, puede parecer una ofensa grave o simplemente una acción sumamente necesaria para hacer entender su punto, su ideología, su rechazo y su repudio. Lo dejaré a consideración suya.

Mientras lo considera, lo olvida o deshecha, en esos momentos pasaron 25 minutos, siendo las 13:19, para que llegáramos al Congreso del Estado, otro sitio clave para alzar la voz incluso más que en el resto del recorrido, sea que hablemos del inicio, el medio o nudo o el cierre del mismo. La palabra que marcaba ese momento: ¡Asesinos! Una y otra vez, repetían vociferando, incluso al borde del llanto y hasta llegar a él, llenas de impotencia, irascibilidad y un temple que les llegué a admirar en algún instante.

Era como si esa brecha se hubiera convertido en una gran explosión, que se debió haber previsto, que era de esperarse, que encendía y apagaba ese ánimo, ese temple que observé nacer en sus rostros, en sus miradas, en su lenguaje corporal y más que nada en su interior, que, si bien ninguno de los presentes podemos asegurar haber visto, lo sentíamos en el aire, vibrando, en ese conteo hasta el 63, número de las víctimas de feminicidios.

Sólo once minutos más tarde, a las 13:30 de la tarde y con el sol comenzando a asomarse de entre las benévolas nubes, llegábamos al temido y esperado lugar que hace quince días se vio manchado por el paso fúrico de otra marcha, en esa ocasión en pro de la legalización del aborto: La Catedral de Puebla capital.

Me encontraba a la expectativa, y no dudo demasiado que muchas otras personas, incluso las familias y personas comunes y corrientes, como nosotros, que éramos parte de todo, que pasaban por las calles, sentían incertidumbre y hasta zozobra parecida a la que se manifestaba en mi interior. Pero lo que sucedió no fue algo estruendoso o anárquico como se esperaba.

Nadie pinto las paredes, los torsos seguían descubiertos, los gritos permanecieron, la canción se repitió, la melodía igual, pero la energía ya no era la misma, se notaba el agotamiento y, sin embargo, la fuerza no quería irse de aquella marcha. No en esos momentos.

El recorrido se desvió, nuestros rostros mostraron expresiones extrañadas, ya que sabíamos que la marcha finalizaría en el Zócalo de la ciudad, más algo externo a nosotros nos hizo llegar hasta otro conocido, pero mucho más pequeño, hasta ínfimo parque de esta ciudad: el parque de El Carmen.

Una tarima ya estaba instalada en el lugar, pero su tamaño seguía siendo mucho menos de lo que habría imaginado en otro momento o al comienzo de todo. Pero sin importar mi opinión, en este punto no importa mucho, familiares de Paulina y Meztli, integrante de la 28 de octubre, se manifestaron frente a todos los presentes.

Un megáfono fue lo único necesario, y claro, ese ímpetu que les inyectó la impunidad, la injusticia, la violación al derecho humano básico por excelencia: la vida.

Veinte minutos después, la unión a pesar del cansancio, mantuvo los gritos por la justicia, presentes, y el apoyo posterior a las sexoservidoras que denunciaron de igual forma la violación a sus derechos y el odio que se les presenta tan seguido como podría. Todas eran una misma, aunque quizá unas más o menos que otras.

A las 14:17 horas, el grupo que lideraba con tambores y letras vivaces, peculiares y revolucionarias, subió al templete para agradecer por la participación, por la fuerza que mostraron y por esa unión. Por ese espíritu de lucha.

Así, un recorrido terminaba, las miradas se dispersaban, los gritos, cantos, tambores, clics de cámara y ruidos de calles cerradas, cesaban. Pero no su lucha. Eso jamás.